martes, 27 de octubre de 2009

Man.te.ca.do




Mi infancia sabe a mantecado de la Mariposa...
(en aquella epoca en que no era intolerante a la lactosa y podía comerlo sin control)

Recuerdo que desde chiquitos, cada que ibamos a visitar a mis primos de Querétaro,
antes de regresar a la ciudad, pasabamos por nuestro mantecado petacón.

Hace poquito, cuando fue la boda de Lucía allá en Santiago de Queretaro, volvimos a ir.
Desde hace varios añitos que no habiamos ido.

Seguía el mismo papel tapiz... y las sillas... y la barra de postres de la entrada...
Podría estar segura de que algunas son las mismas meseras que nos atendieron hace años.
Como que un pedacito de mi infancia regreso, mientras comíamos en una mesa cercana a la ventana.

Delicioso es recordar momentos así de sencillos.

1 comentario:

Gabriela dijo...

Yo tambien iba ahi por malteadas!!!! Yay!!!!

Ya soy tu fan!!