domingo, 25 de octubre de 2009

Nota mental: no veas hacia abajo




Mañana me toca subir a un andamio de 6 metros de altura.
Talvez son poquita distancia, pero de verdad estoy paniqueada.

Confieso.aqui.que.tengo.vertigo.
...Y mucho!

Mañana en el bar pintaremos un mural de 6 x 5 mts. Es mi diseño así que no podría estar mas emocionada... peeero subirme a ese andamio de Satanás me llena de pavor.

Hay unas frases de la canción de Hyperballad de Bjork que me vienen a la mente con el miedo de caer... no diré cuales porque no quiero preocuparlos, jaja, pero digamos que pasan por mi cabeza varias veces, cada que estoy en algún lugar muy alto.

Talvez porque en alguna otra vida caí desde lo alto,
O simplemente estoy dañadita y me encanta imaginar loqueras.

Hace unos años fui con el entonces director de Templo Mayor, su novia y su hijo a unas ruinas que estaban restaurando en Higaldo, si no mal recuerdo. Deambulábamos por las ruinas tranquilamente, hasta que llegamos a un punto donde teníamos que cruzar por un pasillo (si a eso se le puede llamar pasillo) de unos 40 cm de ancho por 2 metros de largo. Si no te agarrabas bien, te esperaba el suelo (y un putazo marca Acme) a unos 5 metros de distancia.

Se que soy una ridícula, pero de verdad que sufrí ese trayecto, (casi lloro, de hecho) baje con taquicardia y con ganas de correr hacia mi mamá.

Desde entonces, no me he vuelto a poner en situaciones de peligro (si es que eso es considerado peligroso... jaja, pero juro que si lo fue!)

Algún día quiero aventarme del paracaídas. Talvez así se me quite el miedo... o me dé un paro cardiaco estando allá arriba, who knows? Seguro tendría un efecto interesante en mí ese experimento, pero aún no estoy preparada: primero lo primero.
Enfrentaré al andamio del terror.

Mañana como por ahí de medio día échenme sus buenas vibras.
Me amarraré del andamio.
Le pondré barandales a mi andamio.
Subiré mi bolsa de papel al andamio.
Iré al baño antes de subirme al andamio.
No tomaré líquidos mientras estoy en el andamio.
Le rezaré a San Miguel mientras estoy en el andamio.
Domesticaré al andamio.

No veré hacia abajo.
Ojala mañana se me olvide por un rato que tengo vertigo.

1 comentario:

Emmanuel dijo...

Dicen que el vértigo es un miedo primitivo heredado genéticamente. los primeros homínidos tenían que dormir en árboles para que los reptiles más grandes no se los comieran en el día, y podían caerse en medio del sueño.

también explica ese extraño sentimiento entre la conciencia y el sueño cuando sientes que vas a caerte de la cama.

saludos!!